Paraíso náutico

Este fue el segundo destino de mi viaje por el Caribe Sur y uno de los mejores.

Islas Vírgenes es un lugar increíble, con playas hermosísimas y gran actividad náutica. Se pueden ver cientos de veleros navegando o fondeados en islas paradisíacas.

El crucero tomó amarras en el puerto (Road Harbour) en la isla de Tórtola, bajé del barco y comencé a recorrer la ciudad.

No es curioso que se conduzcan los autos del lado izquierdo, dado el vínculo británico. Lo curioso es que lo hagan con autos que tienen el volante del lado izquierdo, que es lo que se encuentra habitualmente.

La ciudad la encontré más o menos limpia y ordenada, aunque podría estar mejor.

Caminando a sólo unas cuadras del centro las veredas no existían, teniendo que caminar por la calle con el peligro que esto implica.

En el centro, al atardecer vi una gran congestión de autos, resultaba más rápido ir caminando.

La moneda es el dólar americano, el idioma obviamente es el inglés y el huso horario es UTC-4.

Adonde ir en Islas Vírgenes

Peter Island

El destino más común de Tórtola es Virgin Gorda, sin embargo recibí la recomendación de ir a Peter Island, un lugar súper exclusivo que tiene un resort y playas increíbles.

Los Ferrys para ir a Virgin Gorda salen de un lugar cercano al puerto, se puede llegar caminando. Pero de ahí no salen los ferrys a Peter Island.

Se debe ir al CSY Dock, el costo en taxi fue de 6 dólares y queda cerca del puerto, el ferry me costó 15 dólares por persona.

Las playas de Peter Island son de las mejores que conocí en mi vida hasta ahora. Fue una idea excelente ir ahí.

La cantidad de gente era adecuada, pudiendo disfrutar de las playas con un amplio espacio sin que nadie me molestara en lo más mínimo.

El agua es extremadamente transparente, lo que permitió hacer snorkel durante horas, fue realmente increíble.

Al regresar volví en el ferry junto con el personal que trabaja en la isla, todos sin excepción de raza negra.

Me resultó muy impactante ver a uno de los funcionarios del lugar, que parecía sacado de una película del siglo XIX. Vestido con bermudas blancas, camisa blanca y sombrero blanco, de rostro rojo (típico de los británicos), le decía a los empleados, que primero me dejaran subir a mí al barco, porque era huésped.

La multitud se abrió cual mar rojo para que subiera al ferry. Luego, en el barco, me sorprendió lo insistente que eran los empleados para que no me mojara en la parte externa y las mujeres me querían ceder sus asientos en la parte interna, cosa que obviamente no acepté.

Más allá de que fuese un visitante, toda esta escena parecía anacrónica y me hizo reflexionar sobre las secuelas de tantos años de esclavitud.

Al llegar al CSY el único taxi que había me quería cobrar 8 dólares por el viaje, como la distancia era corta (desde el lugar podía ver el crucero amarrado) decidí caminar.

Como dije antes, caminar no resultó de lo mejor. Evidentemente no es una ciudad pensada para los peatones, o al menos no la parte donde estuve.

En el camino de regreso pasé por un hermoso puerto deportivo, lleno de veleros perfectamente bien conservados.

Como en mi destino anterior, llegué al crucero sólo unos minutos antes del horario límite. Minutos después el crucero zarpó hacia el siguiente destino.

Sin dudas, este es uno de los lugares donde debo regresar en mi vida, el lugar es increíblemente hermoso y mi sueño es ir navegando o alquilar un velero allá.

DETALLES DEL VIAJE
Ciudad Road town, Tórtola, Islas Vírgenes Británicas
Transporte y hospedaje Crucero Norwegian Pearl de Norwegian Cruise
Fecha del viaje Noviembre de 2007
Duración 1 día

Click acá para ver hoteles recomendados en Islas Vírgenes Británicas

Comentarios

Comentarios