Arraial D’Ajuda se encuentra al sur del Estado de Bahia, a 730 km de Salvador y 1130 km de Rio de Janeiro. Si planeás ir en avión, como hice yo, hay que tener en cuenta que el aeropuerto más cercano es el de Porto Seguro.

Al llegar ahí, tomé un taxi y viajé unos minutos hasta subir a una barcaza (o balsa como le dicen ellos) muy grande (tiene una capacidad realmente importante, ya que transporta muchos autos).

Bajé del taxi y subí las valijas a la barcaza para cruzar el río Buranhém. El cruce es sereno, se siente la brisa fresca y lentamente se van dejando atrás las luces y el ruido de Porto Seguro para ir entrando paulatinamente en el mundo tranquilo de Arraial D’Ajuda.

El viaje por el río no demora más de 10 minutos y las barcazas funcionan las 24 horas en cruces regulares.
En la otra orilla hay que volver a tomar otro taxi o también hay combis para el traslado. Luego de unos minutos se llega al centro de Arraial D’Ajuda.

La calle principal se llama “Estrada do Mucugê”, un lugar muy agradable y el corazón comercial de la pequeña ciudad. En esta calle se encuentran los mejores restaurantes, bares y tiendas. La armonía en la decoración de los locales es algo digno de destacar.

Hay abundante oferta gastronómica, entre las cuales puedo destacar Boi nos Aires, Ciboulette, Estrela (en Beco das Cores, un “callejón” con mucho charme y diversión).

También recuerdo una pizzería modesta atendida por 2 o 3 argentinos donde además de brindar una pizza de primera calidad demostraron ser gente muy amable y honesta (olvidé algo de valor en el local y al volver lo habían guardado para mi).

De hecho, es curioso notar que muchos restaurantes pertenecen o son administrados por argentinos radicados en esa localidad bahiana.

Existe un segundo “centro”, que funciona en forma paralela, donde está la iglesia Nossa Senhora D’Ajuda que se puede ver al final de la calle Bróduei (sí, así se llama la calle).
Esa zona es el típico centro de cualquier pueblito brasileño, donde se pueden ver algunos boliches de mala muerte, todo por 2 pesos, etc.

La calle Mucugê en su extensión es muy linda, es algo creado especialmente para el turismo, no es algo que floreció así naturalmente.

La Posada

La posada donde me hospedé (Beijo do Vento) es realmente muy recomendable. Es un lugar que ofrece habitaciones simples pero con mucho estilo.

Resultan absolutamente inolvidables los desayunos, con croissants, jugos tropicales diferentes cada mañana y música new age, generando un clima excelente para comenzar el día relajado.

La posada no admite niños (mi perfil de viajero me hace preferir ese tipo de lugares) y esto ayuda a generar y mantener el ambiente tan especial que tiene.
Sin dudas un lugar muy recomendable para ir en pareja.

Las mejores playas de Arraial D’Ajuda

Las playas cercanas al centro de Arraial me resultaron un poco ruidosas, ya que siempre encontré mucha gente, aún siendo baja temporada.
Me refiero a playas como Mucugê, Parracho o Pitinga.
Más adelante se encuentra Taípe, una linda playa a la cual se puede acceder caminando desde el centro de Arraial D’Ajuda.

Hacia el sur de Arraial D’Ajuda

Luego de unos días decidí alquilar un auto para recorrer ciudades cercanas. Esto sin dudas resultó ser una decisión acertada ya que el espectro de playas y lugares a explorar se amplió mucho.

Al sur de Arraial se encuentra otro pueblito llamado Trancoso, un lugar muy pintoresco y tranquilo. Allí Club Med decidió poner uno de sus últimos resorts.
En el centro de la ciudad existe una especie de plaza llamada “Quadrado” (que en realidad es un rectángulo).

Alrededor de este lugar está lleno de casas antiquísimas, pintadas con colores llamativos y que hoy funcionan como locales comerciales.
También hay una iglesia en uno de los lados del rectángulo y un cementerio en otro rincón.

Hay algunos puestos bastante modestos por ahí, pero no por ello dejan de ser una buena opción.

En las tiendas del Cuadrado se venden artesanías principalmente y artículos para decoración. También hay buenos lugares para comer a cualquier hora del día. Tuve la suerte de encontrar una señora que hacía unas crêpes espectaculares.

Rio da Barra

Es una playa de lo mejor, está cerca de Trancoso y a partir de ese punto empiezan los acantilados o “falésias”.
El camino para llegar es de tierra y bastante duro con el auto, pero vale la pena.

Praia do Espelho

Es uno de los lugares más impresionantes que conozco de Brasil. La guía de viajes Quatro Rodas eligió esta playa como una de las más lindas del país y sin dudas no se equivocan.

Además de los acantilados, en la playa se junta un río con el mar generando un lugar de postal.

En la playa hay un puesto bastante rústico donde se puede comer, pero es caro y malo. Espelho está cerca de Caraíva, y en el camino se pueden observar las viviendas de unas tribus indígenas.

Praia Curuipe

También cerca de Caraíva es otro lugar muy agradable.

Praia da Pedra Grande

En la praia da Pedra Grande hay un puesto que se llama Pé na praia que es bastante conocido.

En este lugar se encuentra mucha gente joven, surfers, se escucha música electrónica y las chicas hacen topless (algo muy poco habitual en Bahia por lo que ví, salvo en un pequeño sector al final de Praia do Espelho que es naturista de modo no oficial).

Hacia el norte de Arraial D’Ajuda

Yendo hacia el norte de Arraial, y después de cruzar el auto en la balsa, llegué a Porto Seguro.

Para ser honesto, he encontrado esta ciudad fea y muy diferente de Arraial D’Ajuda o Trancoso. Para empezar, hay demasiada gente, una multitud de personas, y las atracciones de la ciudad son básicamente dos: un sinfín de puestos de venta de artesanías y la “Pasarela del alcohol” (el nombre lo dice todo).

A pesar de esos elementos negativos, pensé que iba a encontrar una buena variedad de restaurantes, pero estaba equivocado. Incluso pedí algunas recomendaciones a los locales, pero no me gustó ninguno de ellos.

Un día decidí volver al norte (cruzando nuevamente con la balsa) y así fue como llegué a Santa Cruz Cabrália, el pueblo donde se llevó a cabo la primera ceremonia religiosa en Brasil (no sé si eso fue bueno o malo, pero eso es para otra discusión).

Me gustó bastante la ciudad y sus playas desérticas. Para llegar allí tenés que ir más allá de una tribu indígena Pataxó y dirigirte hacia Santo Antônio y Belmonte tenés que cruzar otro río en una balsa similar.

Belmonte es una ciudad muy interesante, con varias playas para visitar.

FICHA DEL VIAJE
Ciudad Arraial d’Ajuda, Estado de Bahia, Brasil
Transporte ida Varig (desde Brasilia hasta Porto Seguro)
Transporte vuelta Ómnibus (desde Porto Seguro a Valença)
Fecha del viaje Julio de 2003
Duración 8 días
Hospedaje Pousada Beijo do Vento

Click acá para ver hoteles recomendados

Comentarios

Comentarios