Esplendor pasado

Rio de Janeiro es una ciudad espectacular. Tiene todo el encanto de una gran metrópoli y también algunas cosas malas de las grandes ciudades. En cierto modo es una ciudad parecida con Buenos Aires, cosmopolita, con historia y lugares de extrema belleza.

Rio fue la capital de Brasil desde el año 1808 hasta 1960, cuando la trasladaron a Brasilia. En 1808, Napoleón Bonaparte estaba decidido a invadir Portugal, lo cual forzó la fuga de la familia real portuguesa y de su corte hacia la colonia.

Con la independencia en 1822, nacía el Imperio del Brasil. Hoy en día Rio exhibe un esplendor que ya no es el de antes. Copacabana, Leblon e Ipanema son lugares muy lindos y llenos de hoteles que otrora eran referentes internacionales.

Me alojé en un hotel que está en el barrio Peixoto (dentro de Copacabana). A pesar de estar muy bien ubicado, las calles son muy tranquilas y la relación precio/calidad es inmejorable.

El barrio es tan tranquilo que hasta van a filmar telenovelas al lugar (ví como hacían una de Rede Globo). No recomiendo tener auto en Rio, porque el tránsito es realmente infernal. Es mucho mejor ir en subterráneo o en taxi.

Los colectivos son muy malos, ya que para ser una ciudad con temperaturas arriba de los 30 grados en verano es inadmisible que no tengan aire acondicionado. Cuidado con los taxis: hay rojos, amarillos y blancos y cada uno de ellos tiene una tarifa distinta. Lo mejor es hablar con el taxista antes para que estime una tarifa hasta el destino.

Adónde ir en Rio de Janeiro

Los lugares a visitar son innumerables. Rio de Janeiro es una ciudad tan grande que no alcanzarían varios meses para terminar de recorrerla. Me limito a mencionar algunos lugares clásicos:

El Cristo Redentor

Indudablemente un paseo que hay que hacer. Desde la cima del morro de Corcovado se puede ver toda la ciudad y es realmente impactante. Para llegar arriba hay que tomar un trencito que es muy simpático aunque es evidente que hace muchos años no se invierte un peso en mejorar la infraestructura.

Tener en cuenta que los días nublados no hay buena visibilidad, recomiendo chequear esto antes de subir.

El Pan de Azúcar

En este viaje no lo visité, pero si anteriormente, es un lugar espléndido. Se trata de un teleférico que te lleva a la cima del morro.
Si tenés vértigo a las alturas, no vayas, porque la sensación es la de estar flotando en el aire.

El Jardín Botánico

Un lugar simplemente espectacular. El jardín fue creado por el emperador Don Pedro II y tiene más de 100 años. Posee vegetación de todo el mundo y está en perfecto estado de conservación. En el interior hay un río, un lago, un jardín japonés, etc.

Barrio Santa Teresa

Es un barrio típico de Rio. Allí se encuentran uno pequeños locales llamados “botequins”, donde se puede ir a tomar una caipirinha al ritmo de una samba.
Son lugares sencillos pero agradables. De noche, hay que andar con cuidado por el barrio.

Barra da Tijuca

Barra es un barrio nuevo que se asemeja mucho a Miami. Está lleno de shoppings y algunos de ellos son de proporciones descomunales.
El gran arquitecto Oscar Niemeyer odiaba este lugar, decía que hasta tenían una estatua de la libertad de tan yankies que son ahí.

Dónde comer en Rio de Janeiro

La oferta gastronómica de Rio es infinita. Hay para todos los gustos y presupuestos. Joaquim e Manoel es una cadena típica de Río y su local de Avenida Atlántica, en Copacabana, es bastante agradable.

En Rio (al igual que en todo Brasil) no hay muchos cafés, pero uno clásico es el Café Colombo, un lugar antiquísimo que tiene una magia especial. Está en la zona céntrica.

Lo peor de Rio

La inseguridad. No tuve ningún problema, pero andás con miedo por la calle. La Avenida Atlántica está llena de prostitutas a la noche y hasta los barrios más importantes como Leblon están llenos de vagabundos durmiendo en las calles.

Además, en la mejor zona de la ciudad está la “Rocinha”, la favela más grande del mundo. Ahí está lleno de narcotraficantes que periódicamente se cruzan en tiroteos por “ajuste de cuentas”.

Además de esta famosa favela, de tanto en tanto sale lo que es conocido como “arrastão”. Es cuando vienen los delicuentes corriendo en banda desde la favela y robando a la gente que está en playa, tanto turistas como cariocas.

Indudablemente la ineptitud, la falta de decisión política y la corrupción al permitir que estas cosas sucedan impactó muy negativamente en el turismo.

Lo que no podés dejar de hacer en Rio

Por supuesto no podés dejar de recorrer los puntos clásicos como el Pan de Azúcar y el Cristo Redentor, pero quiero recomendar especialmente el Jardín Botánico, que realmente es impactante.

No dejes de visitar la Academia da Cachaça donde se puede probar todo tipo de variantes de esta bebida típica de Brasil, sola o en caipirinha.

El Museo de Bellas Artes tiene unas obras increíbles. Si te gustan los museos es un buen lugar para visitar. No intentes sacar fotos (ni siquiera sin flash) porque vas a tener un guardia encima todo el recorrido. Hay dos obras de proporciones descomunales en el museo que me parecieron impresionantes.

FICHA DEL VIAJE
Ciudad Rio de Janeiro, Estado de Rio de Janeiro, Brasil
Transporte Gol (desde Brasilia) TAM (a Buenos Aires)
Fecha del viaje Enero de 2005
Duración 5 días
Hospedaje Hotel Santa Clara

Click acá para ver hoteles recomendados en Rio de Janeiro

Comentarios

Comentarios