Entradas

Esta fue la primera vez que tomé un crucero. Fue una experiencia interesante, con cosas buenas y otras no tanto.

Lo primero que evalué bastante fue cuál compañía utilizar. Ya conocía la fama de algunas compañías norteamericanas de organizar todo según sus horarios y costumbres. Lo que más me molesta de eso es el horario de la cena. Para mi es completamente imposible cenar con luz solar. Por eso me decidí por Norwegian Cruise, que ofrecía un concepto freestyle, donde, por ejemplo, el rango horario para cenar es bastante amplío y podía hacerlo de un modo más acorde a mis costumbre latina de cenar tarde. Del mismo modo respecto a la ropa, no es necesario participar en la noche de gala, cosa que mucho no me entusiasmaba. El dress code para cenar es el habitual para concurrir a cualquier restaurante citadino, lo que de por si genera un clima mas descontracturado.

La idea de viajar a Belice surgió de una charla con una amiga, quien me lo recomendó ampliamente. Como me encontraba en Guatemala me pareció una buena idea seguir su consejo.

Mi viaje a Belice comenzó en la Isla de Flores, Guatemala. Una combi pasó a buscarme por el hotel donde estaba y el viaje tomó 4 largas horas.

Desde Isla de Flores hasta la frontera con Belice la ruta es muy mala, totalmente deteriorada y falta de mantenimiento.

En el minibus había algunos norteamericanos, una pareja de finlandeses, unos canadienses y su humilde servidor argentino.

Este fue el cuarto destino de mi viaje por el Caribe Sur y otro de los que encontré muy bello. Creo que fue el segundo mejor lugar luego de las Islas Vírgenes.
Fue viaje más al este del Caribe durante este viaje en crucero y muy cercano a Venezuela.

Al puerto donde tomamos amarra, al igual que los anteriores, lo encontré muy limpio y ordenado.
Un pequeño ómnibus nos llevó hasta la salida del mismo. Allí con ayuda de mi GPS comencé a registrar el recorrido que realizaba, ya que mi intención era recorrer por mi cuenta la ciudad y playas pero, ¡tenía que regresar a tiempo al barco!
Si el horario se cumple y uno no regresa a tiempo, el barco se va igual y uno quedará en el sólo sólo como un perro caribeño….

Santa Lucía fue el último destino de mi viaje por el Caribe Sur, antes de regresar a Miami.

Tomamos amarra en Castries y como siempre, el puerto estaba impecable y la salida del barco muy organizada.

Antes de llegar a Santa Lucía, nunca había escuchado hablar de este país, es muy pequeño, sólo 160.000 habitantes.

El idioma oficial es el inglés, aunque también se hablas francés y español. El huso horario también es UTC-4.

Santa Lucía se independizó del Reino Unido en 1979 y ahora forma parte del Commonwealth.

Me llamó mucho la atención el diseño de la bandera de Santa Lucía, es muy moderno y parece más el logo de una corporación, antes que la bandera de un país.

La forma de gobierno es la monarquía constitucional y la moneda oficial el Dólar del Caribe Oriental.

Samaná fue el primer destino de mi viaje por el Caribe Sur.

Se trata de un lugar nuevo para los cruceros. Como no hay puerto para desembarcar se fondea a cierta distancia de la costa y el traslado se realiza en lanchas.

Como todo en el crucero, la salida del barco fue muy organizada.

La ciudad de Samaná es muy pequeña y la verdad que no le encontré ningún atractivo.

Cuando en el crucero se le preguntó a la gente que le pareció el destino, la impresión generalizada no fue muy buena, especialmente considerando que la mayoría de los huéspedes eran norteamericanos y la infraestructura de este pueblito no llegó a convencerlos (ni a mi).

En Samaná se habla español, la moneda es el Peso Oro Dominicano y el huso horario es UTC-4.

Este fue el segundo destino de mi viaje por el Caribe Sur y uno de los mejores.

Islas Vírgenes es un lugar increíble, con playas hermosísimas y gran actividad náutica. Se pueden ver cientos de veleros navegando o fondeados en islas paradisíacas.

El crucero tomó amarras en el puerto (Road Harbour) en la isla de Tórtola, bajé del barco y comencé a recorrer la ciudad.

No es curioso que se conduzcan los autos del lado izquierdo, dado el vínculo británico. Lo curioso es que lo hagan con autos que tienen el volante del lado izquierdo, que es lo que se encuentra habitualmente.

La ciudad la encontré más o menos limpia y ordenada, aunque podría estar mejor.

Tercer destino de mi viaje en crucero por el Caribe Sur.
Como siempre, el crucero tomó amarras por la mañana, descendí y ya estaba en el centro de la ciudad.

Al bajar del barco una horda viene a acosar intentando vender todo tipo de cosas o excursiones. Siempre le escapo a este acoso, primero reconozco un poco el lugar, camino, miro y luego elijo que hacer.

Aquí me dí cuenta que no solo en los países latinos se acosa al turista que acaba de llegar, realmente me resulta muy molesto ser hostigado, me resulta muy invasivo.

En Antigua el idioma oficial es el inglés, la moneda el Dólar del Caribe Oriental y el huso horario UTC-4.